ARCO ELÉCTRICO: EL PELIGRO OLVIDADO